13. dic., 2014

Otros mundos

Mientras el mundo se debate entre lo sórdido y lo abyecto,

Hay otros mundos absurdos que circulan por otras galaxias, por otros páramos, por infinitas estepas,

Que juzgan, sentencian, confirman en lo anecdótico

Su efímera existencia.

 Mundos que se dividen en partículas de odio o de amor o de indiferencia escuálida.

Mundos de palabras escuetas que no escuchan los latidos del mundo sórdido y abyecto.

Mundos que no miran lo que dejan a sus espaldas

Porque viven en un presente omnímodo.

O tal vez obsceno.

Mundos que se olvidan del mundo y en sus sueños no lo nombran,

Lo ocultan bajo las piedras sin resolver sus incógnitas.

Viven en lo cotidiano porque rehúyen el insidioso enigma de los muertos.

Levantan muros de evanescente miseria.

Se burlan del fracaso que habita en la luz de las estrellas,

Ignoran a los malditos, a los magos prodigiosos, a los ardientes poetas.

Y se mueren en la noche sin más sombra que el latir de su conciencia.