6. dic., 2014

Me cansa la luna con sus trovas

Me cansa la luna con sus trovas.

Me cansa el olor de las estrellas 

Las gaviotas paseando por los insólitos cielos.

Me cansa el exuberante bosque

Amenazando siempre al viento.

Me cansan las palabras indelebles

Con fórmulas que derivan en infinitas incógnitas.

Me cansa el desvelo de los versos

Siempre llamando a mi puerta,

Con algún libro amarillento bajo el brazo.

Me cansan las nubes con su infinita tristeza. 

Los besos que nunca he dado.

El amor que siempre despierta tarde.

Tu ausencia que me persigue por mis sueños

Me cansa el llanto del niño.

La esperanza que vuela sin permiso por todas las azoteas.

Y, por eso, todos los días llueve en los álamos del río.