4. dic., 2014

Nocturno

Noche oculta en los recodos de la luna.

Noche cuyos ojos se sumergen en lo más hondo del alma

Donde un ángel y una estrella hacen guardia.

Noche que sueña quimeras por los azares del cielo.

Noche que navega por un mar de ternura

Y se inventa las más insólitas trovas para cantar a las piedras.

Noche que extiende sus alas por el horizonte del sueño,

Que vuela, canta y corteja a las palomas.

Noche que desvela su secreto al viento y luego llora su pena por las sórdidas callejas.

Noche que se refugia en la espesura del bosque

Para esconder su rostro

De la triste madrugada.