2. dic., 2014

La sombra

La sombra nos separa.

Te aleja de mi viento.

Usurpa tu identidad.

Oculta mi viejo sueño.

Esa sombra que recuerda

A los muertos en su ausencia,

Ha salido de su cueva

Y me sigue como el eco entre las rocas.

Esa sombra nos separa

Y no deja que la lluvia empape mi árida tierra.

Impide que las piedras canten a la mañana

Impide que el agua brote como una luz entre las olas.

Impide que el amor se vuelva loco

Y se pasee por lo más recóndito de la tierra.

Impide que crezca el trigo entre las mieses.

Sombra que te aleja de mis inexorables sueños

Que ya no reverberan en la blanca pared del mediodía.

Sombra que se niega a compartir el canto insólito de las mágicas sirenas.

Sombra que mata todo atisbo de ternura,

Cualquier beso que va buscando el candor de las estrellas.

Sombra que se burla del dulce olor de las acacias.

Esta sombra que nos separa

Está hecha de dolor y de tristeza.

Me acecha por todas partes.

No me devuelve la risa que huyó al abrigo de otras puertas.

Esa sombra que nos separa

Huirá alguna madrugada por donde amanece el día.