29. nov., 2014

Es difícil olvidarte

Es difícil no perderse por los laberínticos sueños de tu alma

Cuando suenan las campanas a lo lejos

Y alborotan las palomas en el cielo.

Es difícil no perderse en tu silencio

Sobre todo por las noches cuando el ábrego porfía

Llevándose las últimas sombras del día.

Es difícil no rendirse a tu incógnita, a tu verso, a tu recóndita luz,

A tu andar indiferente por las márgenes del río.

Es difícil no acercarse hasta tu casa

Porque la tienes abierta para las almas ingratas.

Es difícil no oír tu susurrante voz en las esquinas de mi solitaria calle

Porque cuando llegas se callan las mariposas

Y se inclinan las ramas de aquel olivo.

Es difícil hallarte en el bullicio de una noche callejera

Porque tu sales al encuentro una mañana cualquiera

En que los álamos silban y las madreselvas vuelan.

Es difícil olvidarte porque aunque yo te dejara en la más oscura senda

Tú estarías esperándome en el beso de una estrella.