27. nov., 2014

Fuiste mi primer mar

Fuiste el primer mar que tuve entre mis manos.

La primera risa de mi viento.

El primer vuelo de mi corazón hastiado por la bruma.

Fuiste el primer sueño que rondó mi nido de gaviotas.

 El primer pensamiento que corté de aquel jardín desolado.

El primer cielo que acogió mi inapelable destierro.

La primera brisa que susurró mi nombre,

La primera voz que interrumpió mis desangelados versos.

El primer beso que me supo a rosa.

Fuiste el único que me indicó las señas de aquella galaxia incierta.

El que robó mi tristeza y la ahuyentó de su solitario encierro.

Fuiste el que me llevó por las escondidas sendas donde habitan las estrellas.

La  incógnita y la aventura de mi acontecer diario.

Fuiste el último que descubrió mi amanecer aquella mañana de enero.

Y navegó por mi alma para rescatarla de mi árido desierto.