26. nov., 2014

Espero con intensidad a las lejanas estrellas

Espero con intensidad ese instante

En que llames a mi puerta

Y las rosas no estén marchitas,

Ni el corazón helado por el frío de la noche,

Ni la llama haya dejado de palpitar en el rincón más inhóspito de mi suerte.

Espero con intensidad ese instante

En que la noche madrugue

Y las olas no naufraguen en mi playa solitaria.

Espero con intensidad tu beso de porcelana

En mi rostro ajado por el viento,

En mis manos vacías de tanto llanto,

En mis ojos cansados de tanta lluvia.

Espero con intensidad ese instante

En que el olvido vuele por las escarpadas sierras

En que los recuerdos permanezcan en un rincón del silencio.

En que los sueños alcancen su inexorable destino.

Espero con intensidad ese instante

En que la sombra se diluya en una caricia nueva

En un verso desatado de su oxidada cadena,

En que las calles renuncien a los ingratos recelos,

En que la ternura entre a raudales en mi inhóspita caverna.

Espero con intensidad ese instante 

En que llames a mi puerta

Para encontrar en tu nido a las lejanas estrellas.