26. nov., 2014

Ese eres tú

Línea pura.

Forma inacabada de la letra.

Ese eres tú.

Risa que se prende en mis botones,

Manantial que llora mi tristeza,

Ángel escondido en los azares de la vida.

Puro albur en las esquinas de mi sombra.

Ángel callado o espuma ingrávida,

Rayo intermitente de mis sueños,

Antorcha encendida en algún lugar recóndito de mi existencia.

Ese eres tú.

De madrugada y de noche,

De la acacia a la mariposa,

De la brisa a la ternura

También cuando las gaviotas vuelan solas

O las estrellas rondan mi guarida.

Ese eres tú

Cuando el cansancio se pasea por mis calles

Y tu silencio acecha en la ventana.

Cuando el viento de mi noche sopla alborotado

Y mis rosas se marchitan en el aire

Eres y estás detrás de cada arruga de mi frente

De cada latido de mi corazón ausente,

De cada beso en que te añoro,

Detrás de cada caricia en la que sueño.

Eres y estás en las ramas de los árboles del río,

En los versos de aquel poeta extraño.

Te llevo a todas horas en mi reloj cansado,

En mi vieja carpeta de agravios escondidos,

En mis recuerdos ingratos

Y en la lluvia que me moja.

Ese eres tú.

Y estás cuándo te busco en aquel amor lejano

O te abandono en el olvido de una hoja amarillenta.

Cuando te llamo por tu nombre

O aspiro el aroma de tus manos

Y me reflejo en las aguas de tus ojos.

Ese eres tú,

 Esperándome, siempre escondido, en el último recodo de la tarde.