26. nov., 2014

Sueños tardíos

En la calle de tu sueño 

Encontré la flor de madrugada

Aquella que grabaron nuestros nombres

En los álamos dorados de aquel río.

Es una luz fugaz que me persigue

Por los laberínticos dédalos de tu sueño.

Por los recodos de todos los caminos me la encuentro

Y me asalta como una tempestad al viento erguido

Sueños de montes escarpados,

Sueños que amanecen en el frío

Sueños tardíos que desnudan el alma

Y la abandonan en las últimas olas de un recuerdo.