24. nov., 2014

Rescatar del olvido

Guardad las rosas, los ríos, el viento

Para que no se marchiten.

Para que renazcan cada día en mi memoria,

Para que los dibuje cada día en mis sueños.

Guardad los mares, las aves, los bosques

Para que cada día la luna se pasee por ellos.

Para que choquen con ellos las estrellas.

Guardad los besos, las caricias, las miradas

Para que el ladrón harapiento no los robe,

Guardadlos en los cajones, en las buhardillas, en los desvanes

Y miradlos de noche cuando el amor baila

Y mi memoria los rescata del olvido.