poesía

4. jul., 2020

Es como si me hiciera la ilusión

de estar en una isla desierta

o cabalgando entre las nubes

o viendo amanecer en una playa lejana.

Este silencio,

interrumpido solo por el canto de los pájaros,

me produce la extraña sensación

de no estar aquí,

rodeada de paredes y cemento,

sino en algún otro lugar

que no conozco,

y sin embargo, añoro.

3. jul., 2020

La soledad.

¡Cuántas veces la soledad

no es más que ausencia de lo que se ama!

Aquello que se perdió para siempre.

Cuántas veces la soledad

es la fútil inconsistencia de sentirse acompañado,

la sonrisa falsa de quien te debe algo,

la palabra hueca de quien busca el poder,

el dardo envenenado en una noche de fiesta. 

¡Cuántas veces la soledad

es el vacío que dejan los demás en el alma!

2. jul., 2020

Todo el mundo opina,

vaticina, augura

catástrofes sin cuento,

el derrumbamiento del Taj Mahal,

la pérdida del tesoro de Abisinia,

la desaparición de un avión en el Pacífico,

el divorcio del matrimonio más largo del mundo,

el fracaso estrepitoso de la Mujer Barbuda,

la reencarnación de John Lennon en lagarto.

Todo el mundo opina,

sin guantes,

sin gafas,

sin permiso de conducir,

sin haber hecho la colada,

con el DNI caducado,

con barba de tres semanas.

Todo el mundo es el Oráculo de Delfos,

el profeta Jeremías,

la bruja Pitonisa,

los hados en La vida es sueño,

San Juan en el Apocalipsis,

el adivino de las siete caras,

la gitana que lee la mano,

el astrólogo que interpreta el rumbo de las estrellas.

Todo el mundo opina,

todo el mundo dice,

todo el mundo habla

de aquello que ignora,

porque sale muy barato equivocarse.

30. jun., 2020

Contemplo el paisaje.

Hoy es un paisaje árido, tosco, seco.

Ayer era un bosque frondoso

de encinas, robles, arbustos.

Así son los recuerdos cuando llegan,

como un tren cargado de fantasmas.

30. jun., 2020

Vivir es un riesgo,

una aventura diaria,

una carta a lo ignoto,

un callejón sin salida.

Vivir es un riesgo

para el que nadie está hecho,

una pasión imposible,

un reto que no se alcanza,

sino esperando en silencio

a que llegue la mañana.