poesía

25. sep., 2021

Aunque sea un paraje volcánico.

Ahí también llega la luz.

Aunque sea el desierto

y no haya nadie para recibirla.

Ahí también llega la luz.

Aunque sea un lugar inhóspito 

y solo se oiga el aullido de los lobos.

Ahí también llega la luz.

Aunque sea un erial

y haga siglos que no llueva.

Ahí también llega la luz.

Aunque sea un pozo profundo,

lleno de lodo y parásitos.

Ahí también llega la luz.

Aunque sea un lugar remoto,

a donde no llega nunca nadie.

Ahí también llega la luz.

Aunque sea un estercolero

y no haya más que escoria.

Ahí también llega la luz.

Aunque sea un corazón helado,

enmohecido y sin resortes.

Ahí también llega la luz.

20. sep., 2021

Dime,¿qué es esa luz que brilla tan intensamente?

¿De dónde viene?

¿Será el fulgor de las estrellas

o el resplandor de una hoguera 

en una cueva

o una lámpara que ilumina algún palacio?

Sus rayos son lúcidos y ardientes.

Queman toda la escoria con su fuego,

funden el hielo más compacto,  

acendran los diamantes y rubíes,

dan luz al caminante extraviado.

Es una luz que acompaña y enriquece,

que crece lenta y sosegadamente,

que me asalta y me rodea

hasta dejarme inerme.

Dime, ¿qué es esa luz que brilla aun en la noche?

¿Será el amor que ha llegado de repente?

19. sep., 2021

La luz tiene nombre de mujer,

que brilla en la oscuridad de un relato,

entre las páginas de la historia,

como una promesa azul,

que lleva entre sus labios

el destino de los hombres y mujeres,

de todos los tiempos y naciones.

La luz tiene nombre de mujer,

entre el cielo y la tierra,

por todos los océanos y mares,

a corazón abierto,

en algún lugar remoto e ignorado,

como la sangre sobre el lodo.

La luz tiene nombre de mujer,

que todavía no conoce nadie,

y que es sencillo,

como el agua que fecunda la tierra,

como el viento que se lleva los rencores.

La luz tiene nombre de mujer,

de mujer que lleva la paz entre sus manos, 

y que vencerá al dragón y a la serpiente.

5. sep., 2021

Buscas el éxito y no lo encuentras.

Buscas la autoafirmación y no la encuentras.

Buscas los aplausos y no los encuentras.

Buscas las cimas y las cumbres y no las encuentras.

Buscas las torres y no las encuentras.

Buscas la luz entre las sombras,

y solo la noche sale a recibirte.

3. sep., 2021

Esta luz pertenece al pasado.

Al oscuro pasado en que los hombres

dictaban leyes arbitrarias

y pronunciaban alegatos incoherentes,

para que nadie pudiera liberarse

del yugo de la ignorancia y la miseria.

Es una luz que gira sobre sí misma,

en un círculo vicioso,

en un espacio sin oxígeno ni aire.

Una luz macilenta y decrépita,

que no conduce a ninguna parte,

Esta luz pertenece al pasado

y hay que dejarla que se hunda

en el pozo del olvido.

Hay otra luz, esperanzada, 

que se abre a otras luces,

a otros misterios por descubrir.

Es la luz del futuro y del progreso,

de la libertad y de la paz.

La luz que no descansa nunca

en su afán por atraer a los hombres 

al único camino que les hará felices:

el de la verdad y la justicia.