poesía

19. may., 2018

La vida tiene ironías,

sarcasmos, siluetas crueles.

Ayer la noche se burlaba del poderoso océano.

Hoy el océano es el triunfo de los pobres.

No hay nada más absurdo que instalarse en lo definitivo,

cuando todo se convierte en ceniza, en polvo ajeno.

La vida a veces nos sonríe con esa mueca extraña de los viejos.

Otras veces pasa a nuestro lado musitando apenas nuestros nombres.  

Unos nacen en el mar y mueren en el desierto.

Otros nacen en los límites y mueren en el horizonte.

La vida tiene ironías

y siempre nos pilla de sorpresa.

6. may., 2018

Ver las cosas con otros ojos,

con los ojos serenos que alejan la tormenta,

con los ojos que no perecen en el naufragio de los días,

con los ojos que ven más allá de lo fugaz y pasajero.

Ser otro ser por el que miro el mundo,

y sentir la dicha de lo ignoto.

4. may., 2018

He despedido amigos, luces, barcos hacia la libertad.

He buscado el amor entre las ruinas de la noche.

He llorado la indiferencia y la burla de la traición.

Sé lo que son unos pasos que huyen

y el silencio del despertar.

Y sin embargo, los pájaros regresan cada año.

4. may., 2018

Me llevas de la mano

desde un rincón a otro de la sala.

Abres la ventana

esperando encontrar la estrella que perdiste aquella noche.

No seas tan cruel:

los pájaros también tienen su destino

y esta ciudad será también tu casa.

4. may., 2018

Gaviotas que regresan después de un largo invierno.

Las calles tan antiguas.

Los perros andando por un sendero prohibido.

 

Recuerdo aquel nombre,

que aún ahora me asusta.

(El silencio es la morada de los pobres).

 

Me dices que la tristeza es sólo para los cobardes,

que sólo los que cantan poseerán la tierra.

 

Hay todavía un puente tardío,

que salvará nuestras almas,

aunque tú ya no preguntas nunca por los árboles.

 

Es el paisaje perdido que busco entre las sombras.